lunes, 9 de agosto de 2010

Joker



La misión de los Banndiera era hacer del suyo un mundo divertido. En realidad, más que una misión, era una obsesión.
Según los Banndiera sus dioses los observaban y, si llegaban a aburrirse, podían decidir “empezar de nuevo”.
Como cuando uno se aburre del solitario y decide barajar el mazo, como cuando arrugamos el papel con un boceto no convincente y empezamos otro en la siguiente hoja del block.
Cuando los dioses de los Banndiera se aburrían, el mundo dejaba de ser como lo conocíamos. El gran cataclismo traía el fin de estos tiempos y luego un mundo virgen surgía con promesas de mejor diversión para los dioses.

Por eso la vida de los Banndiera era un sinfín de fiestas, desafíos y nuevas actividades.

Para los visitantes, eran un pueblo envidiable. Solo los que los conocían de verdad sabían que el verdadero móvil de aquel pueblo era el miedo. Un convencimiento general de que la monotonía conllevaba la destrucción.

Movidos por el miedo los Banndiera buscaron eterna y frenéticamente la diversión y la novedad. Hasta que una vez, sin nuevas ideas, se repitieron. Aquella noche durmieron para ya no despertar.
KALIBAN, O LA MUTACION DE LAS ESPECIES.-

Estas crónicas, no comienzan con “según cuentan”, “según dicen”, ni siquiera, “en un perdido valle de Europa Oriental”.

Hallamos las huellas de su pasar, algo fugaz y raudo, cuando se desempeñaba como docente de la Cátedra de Anatomía Patológica de la Universidad de Stüpfact.

Sus jornadas no tenían días ni noches; pues de su cátedra, tornaba a su laboratorio personal, instalado en su solitaria villa, sino fastuosa, por lo menos confortable, con cálidos ambientes, largas y silenciosas galerías, de cuyos muros pendían antiguos retratos de afamados pinceles.

Trabajaba en un proyecto referente a “transmutación de genes”, de mamíferos animales, a seres humanos.

Estas experimentaciones, estaban relacionadas, con la terrible mortandad producida en las haciendas, por mamíferos infectados, principalmente volátiles (“Terribilis colmilludus”).

Durante muchas veladas, sin horas de sosiego, el Dr.Kalibán se entregó de lleno, a sus investigaciones bio-patológicas. Y como no podía ser de otra forma, un día, -no, debió ser una noche, pues había luna llena-, fructificó en un “suero milagroso”, mixturado con sangre de “terribilis colmilludus”, capturados para estos efectos, y con otros efluvios animales.

Precisamente en esa noche, tuvo lugar la “mutación genética” del Dr.Kalibán. Primero sintió que un torrente gélido, penetraba en su corriente sanguínea, para luego como llamarada, estallarle en su masa encefálica. Se había consumado lo tan largamente esperado: un mutante “Humanus-terribilis-colmilludus”.

Ahora el propio Dr.Kalibán, continua con la reseña de los hechos.

“Mi organismo responde maravillosamente al ‘shock’ producido por el “suero, y la mutación felizmente continua con sus rasgos más típicos. La “nutrición he debido enriquecerla, con el aditamento, de pequeños insectos y “diversos roedores, así como de una cierta dosis de hemoglobina.

“La siguiente etapa de mi proyecto, ya casi en su concreción total, es “obtener el concurso voluntario, de algunos colaboradores y o colaboradoras, “con quienes continuar, hasta su culminación, mi ‘glorioso Proyecto’, de crear “mutantes inter genes. Personalmente he inoculado, en la corriente sanguínea “de mis víctimas, perdón, colaboradores ‘voluntarios’. Además, he logrado “establecer, una suerte de cadena, por la cual, cada nuevo voluntario, inocula “al siguiente. La primera fue una campesina, luego un guardián de un “camposanto, después una joven viuda que concurrió a ese recinto, etc., etc.

“¡¡ALARMA!!, algo que no puedo controlar, está ocurriendo, mis colaboradores, no responden a mis directivas, siguen inoculando sin ton ni “son, algún componente de sus propios genes, ha descontrolado su conducta, “transformándolos casi, en bestias insaciables. La prensa se ha hecho eco de “estos desarreglos, alarmando a la opinión pública, poniendo mi proyecto, y mi persona en trance de ser acusado, de endemoniado victimario........me “acusan de difundir una plaga de ¡¡¡VAMPIRISMO!!!

Hasta aquí llega, lo reseñado por el Dr.Kalibán. Los hechos, que se precipitaron después, entran en la órbita, de lo místico sobrenatural.

Ya que las autoridades civiles, no lograron encontrar la solución, a tal epidemia, debiendo solicitar el concurso eclesiástico. Para tal menester, se encomendó al Reverendo Karl Ithus, especialista en demonología y vampirismo, poner fin a esta herejía contra las leyes de la creación.

El Rev.Karl Ithus, armado por su fe, crucifijo mediante, amén de una fuerte estaca puntiaguda, con su correspondiente martillo, emprendió la marcha, hacia su empresa. Largo fue su camino, hasta el refugio de Kalibán.

Al arribar a su destino, no tardó en tomar contacto con el “problema”, en la forma del Dr.Kalibán y varios de sus “acólitos”.

El Rev.Karl Ithus, no para en temor y estupor, procediendo de inmediato, a conjurar a los “endemoniados”. En primer momento, estos entes diabólicos, presentaron batalla.

Pero el Reverendo, no quemó sus naves, el exorcismo que rezó, invirtió los papeles, los secuaces de Kalibán, en lugar de obedecerle, se volvieron contra él.

Pero nos preguntamos, ¿terminó todo, con la desaparición del hereje.....?


------------------0---------------