Seguidores

miércoles, 14 de octubre de 2015

ACERCAMIENTO A LO FANTÁSTICO

Definición de Fantástico: Tzvetan Todorov  (búlgaro-Sofía, Bulgaria, 1 de marzo de 1939) es un lingüista, filósofo, historiador, crítico y teórico literario de expresión y nacionalidad francesa.
Lo fantástico implica no sólo la existencia de un acontecimiento extraño, que provoca una vacilación en el lector y el héroe, sino también una manera de leer, que por el momento podemos definir por la negativa: no debe ser poética ni alegórica.

1)      Es necesario que el texto obligue al lector a considerar el mundo de los personajes como un mundo de personas vivientes y vacilar entre explicación natural y explicación sobrenatural.
2)      Esta vacilación puede ser sentida por uno de los personajes.
3)      El lector deberá elegir entre varios modelos de lectura (cree o no)


EJEMPLOS DE EXTRAÑO PURO
  La caída de la casa Usher (Edgar Allan Poe)
 El relato narra la llegada del protagonista a la casa de su amigo, Roderick Usher, quien le ha pedido que lo acompañe durante cierto tiempo. Roderick es un hipersensible, nervioso, que adora a su hermana que, en ese momento, está gravemente enferma. Ésta muere unos días después y los dos amigos, en lugar de enterrarla, colocan el cuerpo en uno de los sótanos de la casa. Transcurren algunos días; durante una noche de tormenta, mientras los dos hombres se encuentran en una habitación en la que el narrador lee en voz alta una antigua historia de caballería, los sonidos descritos en la crónica parecen ser el eco de los ruidos que se oyen en la casa. Por fin, Roderick Usher se pone en pie y dice con voz apenas perceptible: "¡La enterramos viva!" Y, en efecto, la puerta se abre y la hermana aparece en el dintel. Roderick y su hermana se abrazan y caen muertos. El narrador huye de la casa, justo a tiempo para verla desmoronarse en el estanque vecino. Lo extraño en esta historia tiene dos fuentes: la primera está constituida por coincidencias como son la resurrección de la hermana y la caída de la casa después de la muerte de sus habitantes (lo que podría ser tomado como sobrenatural), la segunda la constituye la explicación racional que emana del mismo texto, al mencionarse que la hermana sufría de catalepsia y que la casa era muy antigua y sus bases se estaban hundiendo.

Los diez negritos (Agatha Christie)
 Esta novela policíaca es un magnífico ejemplo de lo extraño puro. En vez de ofrecer ella misma la explicación, deja al lector que lo haga, desafiando su raciocinio, sin dar solución a la existencia de lo sobrenatural. Se cuenta la historia de diez personajes que se encuentran encerrados en una isla; se anuncia que todos habrán de morir, castigados por crímenes que a la ley le es imposible de probar; además, la naturaleza de la muerte de cada individuo se encuentra descrita en la letra de una vieja canción de cuna inglesa llamada "Los diez negritos". Los condenados (esto es lo que produce la impresión de lo sobrenatural) no se suicidan, sino que son asesinados. Ninguna explicación racional parece posible, hay que admitir la existencia de seres invisibles o espíritus; sin embargo, esta explicación es desechada al final de la novela cuando se revela que uno de los mismos asesinados, habiendo fingido su muerte, es el asesino.



EJEMPLO DE FANTÁSTICO EXTRAÑO
  Manuscrito encontrado en Zaragoza (Jan Potocki)
La novela relata una serie de acontecimientos que le acaecen al personaje Alfonso van Worden. Los habitantes del lugar aseguran que unos fantasmas rondan en la región. Alfonso llega a una posada abandonada y se dispone a dormir; pero, con las primeras campanadas de la noche, con una antorcha en cada mano, una bella negra medio desnuda entra en su cuarto y lo invita a seguirla. Le da de comer y de beber. Alfonso experimenta sensaciones extrañas y una duda nace desde el fondo de su espíritu: "No sabía ya si eran mujeres o demonios disfrazados de mujer".(…) cuando se despierta ya no se encuentra en el lecho ni en una sala subterránea, sino que al aire libre debajo de una horca. No obstante, todo esto no es suficiente a Alfonso para admitir la existencia de fuerzas sobrenaturales, circunstancias que hubiesen suprimido toda vacilación poniéndole fin de esta manera a todo lo fantástico. ¿A quién creer? La incertidumbre, la vacilación llegaron a su punto culminante, acentuadas por el hecho de que otros personajes sugieren a Alfonso una explicación sobrenatural de las aventuras. (…) Quién sabe si en la venta me dieron un brebaje para dormirme; nada más fácil entonces que llevarme dormido hasta la horca fatal. (…) Pero el debate no queda resuelto: diversos pequeños incidentes encaminan a Alfonso hacia la solución sobrenatural. "Llegué a pensar que para engañarme, los demonios habían animado cadáveres de ahorcados." Todos los milagros están racionalmente explicados al final del relato: Alfonso encuentra en una gruta un ermitaño  Este le revela el mecanismo de los acontecimientos sucedidos hasta ese momento: Merced a una bebida hipnótica pudieron transportarlo bajo la horca, donde se despertó a la mañana siguiente. Pasó por una prueba mucho más cruel que fue la falsa Inquisición que lo amenazó con horribles torturas, pero que no logró doblegar su coraje."

EJEMPLO DE FANTÁSTICO MARAVILLOSO
La muerta enamorada (Théophile Gautier)
 Es la historia de un monje que, el día de su ordenación, se enamora de la cortesana Clarimunda. Después de algunos encuentros furtivos, Romualdo (tal es el nombre del monje) asiste a la muerte de Clarimunda. A partir de ese día, la mujer empieza a aparecer en sus sueños. En sus sueños, Romualdo ya no lleva la existencia de un monje, sino que vive en Venecia, en medio de la fastuosidad de fiestas ininterrumpibles. Y, al mismo tiempo, advierte que Clarimunda se mantiene viva gracias a su sangre, de la que se alimenta durante la noche... Hasta este momento, todos los acontecimientos pueden tener explicación racional, proporcionada, en gran parte, por el sueño ("Dios quiere que sea un sueño, exclama Romualdo "Una noche, mientras paseaba por los senderos bordeados de arbustos de mi jardín, pareció ver, a través de la glorieta, una forma de mujer; por un instante creí incluso haber visto mover sus pies..." "No sé si aquello era una ilusión o el reflejo de la lámpara, pero si hubiera dicho que la sangre volvía a circular bajo esa palidez mate", etc. Por último, hay una serie de acontecimientos que pueden ser considerados simplemente como extraños y debidos a la casualidad, pero Romualdo está dispuesto a ver en ellos la intervención del diablo: "Lo extraño de esta aventura, la belleza sobrenatural de Clarimunda, el brillo fosforescente de sus ojos, el contacto ardiente de su mano, la confusión en la que hacía caer, el cambio súbito que había apoderado en mí, me demostraban claramente la presencia del diablo, y aquella mano satinada no era tal vez más que el mitón que cubría su garra." Puede ser el diablo, en efecto, pero también puede ser la mujer o la simple casualidad. Hasta aquí se permanece, pues, dentro de lo fantástico puro; pero, es ese momento, se produce un acontecimiento que hace vibrar el relato. Otro abad, Serapión, se entera (no se sabe cómo) de la aventura de Romualdo. Lleva al joven monje hasta el cementerio donde descansa Clarimunda; desentierra el ataúd, lo abre y Clarimunda aparece tan fresca como el día de su muerte, con una gota de sangre sobre sus labios... Lleno de piadosa cólera, el abad Serapión arroja agua bendita sobre del cuerpo. "En cuanto la pobre Clarimunda fue tocada por el santo rocío, su hermoso cuerpo se deshizo en polvo y no fue más que una horrible mezcla informe de huesos y cenizas semicalientes y calcinados." Toda esta escena, y en particular la metamorfosis del cadáver, no puede ser explicada por las leyes de lo fantásticomaravilloso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario